Por Martín Castilla

En la crisis, la oportunidad

En la crisis, la oportunidad

Por Martín Castilla (corresponsal La Montaña). Foto: AFP.

DOHA.- Las desilusiones que marcaron el debut de la Argentina en la Copa del Mundo sembraron una preocupación fuerte e indisimulable. Ahora vienen todas finales. En eso se convirtieron los partidos con México y con Polonia. No es tiempo para la resignación. Este seleccionado debe varias respuestas, y este golpazo ante Arabia Saudita debe hacerlo renacer. Este comienzo con derrota obliga a encontrar soluciones rápidas.

Tenía casi todo para ganar, pero en menos de 7 minutos en el comienzo del segundo tiempo se paralizaron los corazones y las piernas. Con la pretensión de bajar el ritmo de las acciones no siempre alcanza. La fórmula de Scaloni se derrumbó después de una racha invicta de 36 partidos y nada menos que en el Mundial. Después de un primer tiempo con muchas situaciones de gol anuladas por fuera de juego, dos sablazos de Arabia Saudita pusieron a la Argentina sobre la delgada línea que separa la alegría de la decepción. Los antecedentes para llegar a esta Copa del Mundo fueron irreprochables. Sin embargo, este rendimiento del equipo, por falta de reacción y juego, encendió una señal de alarma en Doha.

El plan no funcionó en el debut de Lusail. La Selección lo ganaba por un penal de Messi, le anularon tres goles y se lo dieron vuelta. La propuesta de Scaloni de la Copa América se trajo a Medio Oriente: tratar de hacer el gol y entregar la tenencia. Hace de la disposición táctica casi un culto para resignar la iniciativa en determinados momentos del partido. El técnico apuesta a que puede manejarlos, pero esto, ante un Arabia Saudita efectivo y ordenado, no entregó resultados ni un funcionamiento confiable. Los jugadores no siempre se encuentran y eso quedó demostrado, especialmente en el segundo tiempo.

La fluidez colectiva no estuvo. La gran paradoja es la duda que se tiene para encontrar un funcionamiento con tanto talento en el plantel. Una lista con jerarquía no alcanzó frente al rival más débil del grupo. A Scaloni este Mundial lo desafía a grandes decisiones. En los partidos decisivos que se vienen, la inteligencia, como lo dijo el propio entrenador, debe trascender el valor de las apariciones aisladas. Nada lo rescató de una tarea opaca.

Seguridad y serenidad es lo que falta. Un flojo desempeño como el de Cuti Romero condicionó la confianza de Scaloni, que salió a hacer modificaciones que hace unos meses no se esperaban. Cuti Romero perdió la marca muy fácil en el primer gol de Arabia. Lo sacó a él y a Paredes, dos jugadores de su columna vertebral. El cambio de Cuti Romero demostró que no está en plenitud física. Es necesario no empecinarse con un pensamiento y hacer pruebas cuando no se tienen garantías.

Hacer menos traumático el camino en Qatar 2022 será posible si Scaloni vuelve a obtener respuestas y señales positivas de sus dirigidos. Porque son los jugadores, los que tantos elogios cosecharon después de la Copa América, los que deben hacerse cargo de la situación. Se necesita corregir errores y emerger como una selección más confiable pronto. No hay margen para más vacilaciones.

Te puede interesar
Últimas noticias
Vendedor para Farmacia Lacar

Aviso laboral

Vendedor para Farmacia Lacar